jueves, 16 de marzo de 2017

TRES POEMAS DE DUELO Y DE PÉRDIDA

Vida concepto de transformación como una mano tendida tranforming en pájaros que vuelan siguientes luz del sol como un símbolo de la libertad de renovación esperanza y la espiritualidad o la fe humana. Foto de archivo - 47355223


                                                                                 I


Regreso de unos brazos,
          en el quedo batir de la agonía,
               pálpito ensanchador, estremecido
 como un junco indefenso
                      ante una vasta herrumbre de ventiscas,
pálpito que cediendo
      va ya al astil, a la cureña fría
   que os aguardan, callados,
                                                                            tan solo atentos a una
          rada sin horizontes y sin vistas.

                    Y entre el eco siniestro de esa música,
             áspera y serpenteante, desgastada
como el mundo y ya tuya
              para siempre, transida de miríadas
                    de milenios de eras y de generaciones,
                intentamos velar, que no nos ciegue
el  hachazo crüel
                                                          de su ley y su ruina.
   Y así velamos hoy,
                                                            oh alta caducidad,
                                  que pendes desde un cielo de púas y de estrías,
negro como los copos
                                                                           de nieves de muy antaño,
   que en vano intentan aflorar
                                                                                con la impotente y pía
           palabra de la pérdida y el éxodo.

Y así velamos hoy,
                                                                zarandeadas tablillas
                              arrojadas a un mar que, borracho y henchido
de sus devastaciones,
                                                           desvanece la luz
que bebe lentamente,
              que rae y desencarna hasta la fibra
íntima de la sangre,
y a tu arduo, recio esquife
                                                                          de espuma maternal,
cenefa diamantina,
              le clava un yerto sello de presagios,
      livideces de esquirla y lejanía.


II

Ya la llevas contigo,
                                 oyes el golpe seco, el rascar como gubia
      de los remos, los gritos
                                                                             del barquero inmortal,
                               y ya hueles las dalias que en el mármol
      grisiento se te amustian.

                                                                          Y un rebullir de gestos,
que aletea en lo alto
                                                                    como flotante espuma,
        enjambre de unas llamas
                                                                                vacilantes, deudoras

de una deshilachada
                                                                            niebla de inciensos, pugna,
                   inerme casi, por alzar su pálido
 destello frente al ala
    del ángel tremebundo
                                                                                  que por ti inquiere y busca.

                          Cangilones que suenan despaciosos
en la oxidada  noria
                       de esa melancolía acre y desnuda,
                 sin red y sin coartada,
del fin. 
                                   Mima, alimenta
                      el breve altar votivo del recuerdo,
 su halo de luz cruda,
                                                                lo solo que nos hace
sobrellevar la carga
                            de la supervivencia entre las sombras
     erizadas de un mundo
                                                                        de turbias angosturas,
   del capcioso penacho
                                                                              de la ausencia y la culpa.


III


   Y la afanosa y sólita
                                   rueda insignificante de afanes se te para
ante ese lacerante,
                         continuo gris metálico de océano,
        que ya se te ha mudado
                                                                                     en para siempre estampa,
    sin huella ni registro,
                              de aquel dormir amniótico, las aguas
                                         ignotas del origen, su germinar sin nombre,
  ah tan inseparables
                                                                 del otro lado oscuro
                                en donde reina un sol que no se pone,
                        sino que resplandece en el espejo
     aciago, enmudecido,
                                                                    de otra vida sin fin,
                       una oquedad desierta e inasible.

       Mar de inmortalidad,
    caediza, irreparable
                                                                    espada de la muerte.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada